Subscribe to newsletter
[contact-form-7 404 "Not Found"]

960 554 429    info@bisuterra.com

ENTREGA EN 48H LABORABLES / ENVÍO GRATUITO EN COMPRAS SUPERIORES A S/100

Hoy en día, el anillo de compromiso se ha convertido en uno de los protagonistas el día de la pedida de mano, tanto en Occidente como en el resto del mundo.Pero ¿de dónde viene esta costumbre?
El origen del anillo de compromiso
El primer anillo de compromiso se remonta a la época romana. En el siglo II a.C., las mujeres casadas recibían dos anillos, uno de oro que llevaban en público y otra de hierro que llevaban en casa. El uso del anillo en el dedo anular izquierdo proviene del antiguo Egipto.

La tradición de entregar un anillo de diamantes comenzó en 1477, cuando el archiduque Maximiliano de Habsburgo dio un anillo de diamantes a su futura esposa, María de Borgoña. Aunque el inicio de este hábito se produjo sobre todo entre la gente más adinerada, poco a poco aumentó por el crecimiento de la industria de diamantes en Sudáfrica, alrededor del 1866. Gracias a una campaña presentada en Estados Unidos y liderada por una empresa de diamantes de Sudáfrica, la moda de los anillos de diamantes se extendió más.

Durante el siglo XX, el anillo de compromiso pasó a tener un papel más protagonista en los hábitos diarios, aunque esta costumbre varía de país a país. En algunos países, los novios compran el anillo juntos, en otros países él se lo regala como sorpresa durante la pedida de mano.

El significado del anillo de compromiso
En el antiguo Egipto, el anillo de compromiso se llevaba en el dedo anular izquierdo, lo que significaba que el corazón de la mujer pertenecía a la persona que le entregó el anillo. El significado se debe a la idea de que corre una vena a través de este dedo, que está conectado directamente al corazón.

Al principio los materiales utilizados para crear los anillos de compromiso eran metales, ya que estos son materiales sólidos que simbolizan la continuidad y la fuerza. Hoy en día, el oro y el platino son los más usados, sobre todo por su belleza.

Dicen que los diamantes son para siempre, lo cual es ideal para reflejar el amor entre una pareja de novios. Un anillo solitario de diamante simboliza la unión eterna e indestructible entre los amantes. Desde un punto de vista religioso, simboliza la castidad y anima a permanecer «puros» hasta el matrimonio.